Si estás en Milán o alguna población cercana, puedes realizar un tour al bello Lago di Como y realizar un paseo en barco a Bellagio, pero para los amantes de la naturaleza que les gusta descubrir espacios realmente hermosos, se puede realizar una ruta a pie bien entretenida para descubrir el territorio desde un punto de vista inusual y menos conocido.

Estamos hablando de la Vía Verde del Lago, una vía que recorre más de 10 km a través de las poblaciones de Colonno, Sala Comacina, Ossuccio, Lenno, Mezzegra, Tremezzo y Griante. La ruta atraviesa pequeñas aldeas y paisajes rurales, ofreciendo vistas impresionantes del lago, las islas y las montañas circundantes.

La Vía Verde del Lago no es una ruta aislada, sino que sigue la red de conexiones existente, por lo que se puede recorrer tanto en su totalidad como cruzando diferentes puntos según las necesidades.

Vamos a empezar por Colonno pero antes un pequeño consejo, una vez se llega al cartel que anuncia el nombre de la ciudad, girar a la izquierda hasta la calle, a la izquierda si vienes de Como hacia Colico, donde es fácil encontrar un aparcamiento y las señales de la Vía Verde.

El recorrido no sólo sigue el lago, sino que también serpentea entre subidas y bajadas, por lo que no es particularmente apto para personas mayores, cochecitos o sillas de ruedas en su totalidad. Sin embargo, se puede decidir caminar sólo una parte de ella, eligiendo las calles planas a lo largo de las orillas del lago, a las que se puede acceder en coche o en transporte público.

También es posible llegar en barco al muelle de Cadenabbia, partiendo de Como y haciendo el camino desde Griante en su lugar.

Reconocer la Vía Verde es bastante fácil gracias a los carteles azules con una flecha amarilla (que indican los lugares y los km) y a las placas metálicas circulares colocadas a lo largo de la ruta. ¡Imposible perderse!

Así que sólo hay que ir mirando hacia abajo para estar seguro de estar en el camino correcto. Encontrarás baños públicos, varias áreas de descanso, bares, restaurantes, fuentes con agua potable, parques, calas y pequeñas playas. Por eso, si el día es hermoso y soleado, te recomendamos que lleves traje de baño para un refrescante chapuzón en el lago.

Aunque el día pueda empezar con el cielo nublado, luego seguramente saldrá el sol, así que es recomendable llevar una gorra y protección solar.

El tiempo total que se tarda en realizar la ruta es de unas 7 horas, caminando moderadamente, contando los descansos y paradas para admirar el paisaje y tomar buenas fotos. Si decides descansar en alguna cala, suma ese tiempo de relax.

Un par de consejos:

  1. Justo después de la iglesia de San Lorenzo, gira a la derecha en el parque cívico de Teresio, aunque no haya ninguna señal.
  2. Si es posible, elije un buen día de sol para dar este paseo, porque el paisaje se mostrará en su esplendor y el lago muestra algunos matices realmente mágicos.

¡Disfruta del viaje!